«UN AMOR LLENO DE PATRIOTISMO».

Comparte la Información:

Olga Digna Fernández y Marcial Arufe Delgado, mártires que lucharon contra el Castro-Comunismo.

Se conocieron a finales de 1959 los dos ya estaban participando activamente en la lucha frontal contra el Régimen Castrista.

Olga era empleada de la compañía de Electricidad, y Marcial era Director de Trasporte del INRA.

En 1960 ambos fueron fundadores del Movimiento SAC ‘Salvar A Cuba’, junto con otros dignos jóvenes llenos de amor por la patria como: Virgilio Campaneria, Alberto Tapia Ruano, Tito Rodríguez Oltmans, etc.

Olga trabajó en la clandestinidad en acciones directa con el Departamento de Acción de ‘Unidad Revolucionaria’, la función de Marcial era la de coordinador Nacional de Suministros para la Acción. 

El 14 de abril de 1961, Olga y Marcial eran intensamente buscado por los esbirros del G-2 ‘Departamento de Seguridad del Estado, DSE’, hacía varias semanas ambos operaban en la clandestinidad; el peligro que corrían era inmenso, decidieron no irse de Cuba y pelear hasta el final.

Después de haber hecho esa decisión ambos acordaron contraer matrimonio para no separase jamás, ‘en la vida o en la muerte’. 

Se casaron por la Iglesia de forma clandestina, los caso el Padre Lobato dentro de un automóvil en las calles de La Habana, como testigos Tito Rodríguez Oltmans.

 

La boda duró aproximadamente veinte minutos.

El 21 de abril temprano en la mañana, en una casa del movimiento que estaba en Miramar cerca del rio Almendares, cuando iban a ser arrestados por el G-2, se entabló un fuerte tiroteo.

 

Resultando muerto cuatro esbirros del DSE, y la muerte de ellos dos.

Marcial murió baleado al lado de la puerta de entrada del apartamento y Olga, herida corrió hacia el cuarto a buscar otra pistola, el teniente Reyes, hoy General del MININT y otros esbirros del G-2 la siguieron y la acribillaron a balazos por la espalda.

 

Ese día el amor de Olga y Marcial quedó sellado para siempre, al mezclarse la sangre de ambos en suelo cubano.

Los cubanos decentes del Exilio, los que queremos una Cuba libre y democrática: ni comunismo, ni comunistas, ni bandidos, ni oportunistas, ni dialogueros que quieren el diabólico disfraz del cambio de la transición pacífica y reconciliatoria, donde la cual solo es; más de lo mismo.

Para que esto no suceda, todos los cubanos honestos tenemos que cerrar filas y a la hora del sacrificio decir presente, para lograr la libertad y soberanía de nuestra Patria.

Las tiranías necesitan tener una oposición controlada y pacífica, para cínicamente decirle al mundo que ellos son demócratas. 

«VIVA CUBA LIBRE».

 

«PROHIBIDO OLVIDAR».

Alfredo López

Autor: Alfredo López 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *