¡EL GENERAL ANTONIO MACEO TIENE EN LA MENTE TANTA FUERZA COMO EN EL BRAZO!

Comparte la Información:

En 1888 Antonio Maceo informa a José Martí de su disposición a contribuir a la “guerra necesaria” que empezaría en 1895.

¡EL GENERAL ANTONIO MACEO TIENE EN LA MENTE TANTA FUERZA COMO EN EL BRAZO

En una carta enviada por Maceo a Máximo Gómez el 19 de diciembre de 1884, lanza un llamado a la unión de todas las fuerzas patrióticas:

“(…) hoy como ayer pienso que debemos los cubanos todos, sin distinciones sociales de ningún género, deponer ante el altar de la patria esclava y cada día más infortunada, nuestras disensiones todas y cuantos gérmenes de discordia hayan podido malévolamente sembrar en nuestros corazones los enemigos de nuestra noble causa”. Antonio Maceo

A partir de este pensamiento de Maceo, Martí resulta impresionado por su inteligencia y expresa un criterio sobre él que ha trascendido los tiempos:

“El General Maceo tiene en la mente tanta fuerza como en el brazo. […] Firme es su pensamiento y armonioso, como las líneas de su cráneo. Su palabra es sedosa, como la de la energía constante, y de una elegancia artística que le viene de su esmerado ajuste con la idea cauta y sobria. […] No deja frase rota, ni usa voz impura,… Con el pensamiento la servirá, más aún que con el valor. Le son naturales el vigor y la grandeza. […]”. 

Esta valoración de Martí fue publicada en el Periódico Patria, fundado por él en la ciudad de Nueva York. En ella se denota como el Apóstol supo calibrar la profundidad del razonamiento de Maceo y lo caracteriza como líder militar, pensador, y hombre culto. La frase en si enmarca varias aristas de la naturaleza del Titán de Bronce. Primeramente habla de su fortaleza y firmeza de pensamiento y la compara con la física, aspecto del que ya muchas personas daban fe, y que pudiera parecer que era su único o más alto atributo.

El líder del Partido Revolucionario Cubano, hombre de pensamiento y con grandes cualidades organizativas y de convencimiento, pudo constatar que el jefe militar Antonio Maceo, se había dado cuenta de la necesidad de anteponer la patria a los intereses personales, individuales además, los cuales deberían quedar en planos secundarios y que se debían aunar los esfuerzos en función de Cuba. 

En efecto, todo parece indicar que los principales errores cometidos durante la guerra de los 10 años, en relación a la unida y la homogeneidad de criterios y acciones en función de un objetivo común, estaban siendo develados en estas pocas palabras. Nadie mejor que el General Antonio para reflexionar sobre este tópico, cuando fue precisamente él el promotor de la Protesta de Baragua, acción dignificante para los Mambises después de 10 años de lucha independentista y de emancipación.

En otros documentos históricos también se ve reflejado su criterio en pos de la unidad necesaria, como por ejemplo la carta que envía al General Máximo Gómez el 9 de mayo de 1896 donde escribe «No me cansaré de repetir que de la actividad de todos, depende el éxito de la victoria”.

Realmente Martí emitió un criterio muy acertado acerca de las cualidades de Maceo como hombre de acción pero también de pensamiento. Muchas personas de su tiempo y hasta del nuestro, solamente han podido percatarse del físico del general, de su fortaleza en este sentido y de sus dotes de mando como militar, llegando incluso a referirse a él como un hombre sin cultura. Cuando analizamos a profundidad, nos percatamos de su verdadera naturaleza, precisamente sobre su cultura nos habla Martí en la referida frase:

“Un hombre que habla pausadamente, expresando con claridad sus ideas de forma coherente y armoniosa, nos hace pensar en la cultura que posee esa persona”.

Se conoce que a pesar de no poder cursar estudios por su ascendencia africana, sus padres se ocuparon de su educación y la de los demás hijos, le ofrecieron cursos privados, después de las jornadas de trabajo agrícola en la propiedad de Las Delicias. Le inculcaron los valores morales y patrióticos que lo seguirían toda su vida. Su padrino de nacimiento y matrimonio el Lic. Asensio de Asensio, lo ayudó a integrarse en algunos círculos sociales, particularmente en la Logia Oriente.

Alfredo López

Autor: Alfredo López

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *