¡LA DOBLE MORAL DEL COMUNISMO CASTRISTA!

Comparte la Información:

[masterslider id=»2″]

La tiranía castrista, a través de la Ley 88, sanciona de ocho a veinte años de privación de libertad al que concurra en financiar, a través de remuneraciones, recompensas o promesas de beneficios financieros actos que atenten contra el Estado, etc., etc.

– EL CASTRISMO ACUDE AL VIEJO TRUCO DEL LADRÓN
QUE GRITA POR LA CALLE:

AL LADRÓN…AGARREN AL LADRÓN!

Las fuentes de financiación del Movimiento 26 de julio y la insurrección armada en la Sierra Maestra, la obtuvieron, a través de dólares recogidos en los Estados Unidos, en 1955 el propio Fidel Castro con Juan Manuel Márquez y sus compañeros del 26 de julio hicieron propagandas para recolectar grandes sumas de dinero, a través de la burguesía cubana radicada en los EE.UU que creyó se salvarían quitando a Fulgencio Batista, para sustituirlo por el pandillero, rufián y tirano Fidel Castro.

Un ejemplo es el caso del ex-presidente de Cuba Carlos Prío Socarrás, aportó 50 mil dólares norteamericanos de la época.

El M-26-7 y la insurrección no se financiaron con la venta de bonos y la ayuda de los campesinos de la Sierra Maestra y de la estructura de la resistencia clandestina urbana; sino con cuantiosos aportes del exilio de la época.

– REVOLUCIÓN TRAICIONADA, DESPUÉS DEL AÑO 1959.

Luego del secuestro de la Revolución traicionada el 1 de enero de 1959, todas las operaciones realizadas por el aparato de subversión dirigido desde el Departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, se desarrollaron, a través de fórmulas de financiación de los cárteles de droga, actos de terrorismo, asaltos, etc., un ejemplo es: asalto al camión de Wells Fargo en 1983 en Connecticut, Estados Unidos.

Estos actos de recaudación financiera para distribuir el dinero a los grupos terroristas, guerrillas y expandir la ideología marxista en toda la región, siempre estuvieron financiados por la tiranía Castro-Comunistas, con porcentajes de intereses de recaudación para las arcas revolucionarias.

Alfredo López

Autor: Alfredo Lopez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *