¡LA SÉPTIMA PROVICIA Y HÉCTOR FABIAN, LE RIDEN HOMENAJE AL PATRIOTA NÉSTOR ANTONIO IZQUIERDO DÍAZ, EL NEGRO IZQUIERDO, CAÍDO EN COMBATE EN NICARAGUA EN JUNIO DE 1979!

Comparte la Información:

1936-1979

Néstor Antonio Izquierdo nació el 20 de marzo de 1936 en el humilde reparto Pogolotti, en la ciudad de Marianao, provincia de La Habana. Sus padres, Camilo Izquierdo y Joséfina Díaz, le enseñaron los valores, horades y decencia.

El padre era maestro de obras y desde muy joven Tony trabajó con él. Pronto supo leer planos de construcción y a pesar de su corta edad en muchas ocasiones su padre lo dejó al frente de algunas obras.

Estudió en la escuela de electromecánica del Colegio de Belén, donde fue miembro de la juventud católica.

Fue amigo cercano de Manuel Artime Buesa y con él formó parte de algunas misiones en el inicio de la revolución traicionada por el tirano Fidel Castro.

Más tarde siguiendo a Artime, ingresó en el Movimiento de Recuperación Revolucionaria, MRR, enfrentando a la naciente dictadura Castro comunista.

Tony Izquierdo fue perseguido por sus actividades en contra de la tiranía traidora comunista, hasta el punto de tener que vivir en el clandestinaje en la provincia de Oriente.




El Negro Izquierdo regresa a La Habana y de allí partió al exilio: México primero, Miami después.

En 1960 ingresó en los campamentos de Guatemala donde se entrenaba la Brigada 2506 que tenía como meta la liberación de Cuba, su gran anhelo y el motivo de sus luchas.

En 1979, cuando ya se avizoraba que las güerillas sandinistas que estaban apoyadas por Fidel Castro y convertirían a Nicaragua en una nueva Cuba, un grupo de más de 30 brigadistas se trasladaron a Nicaragua para luchar en contra de las fuerzas castristas.

– Bahía de Cochinos.

La primera misión de Néstor Izquierdo fue previa a la invasión de Bahía de Cochinos. En unión de varios compañeros se lanzó en paracaídas en las estribaciones de la Sierra Maestra, en la provincia oriental de Cuba. El grupo, una vez asentado en tierra, logró aglutinar a un buen número de campesinos a los que prepararon para esperar la invasión.

Al conocerse el fracaso de Bahía de Cochinos, Izquierdo dispersó al grupo y cruzó la base de Guantánamo desde donde regresó a Estados Unidos. Durante esas peripecias conoció a un oficial norteamericano de la base de Caimanera, al que bautizaron con el sobrenombre de El Quijote. Esta amistad duraría hasta el día de su muerte.

– Historia del Negro Izquierdo.

Durante una misión comando a Cuba y mientras se alejaban de la costa una vez terminada la operación, se notó la ausencia de un hombre en la embarcación. En casos similares, la seguridad de la operación y de los hombres que han sobrevivido es más importante que la vida de un solo hombre. Pero Izquierdo rompió la norma: tomó el timón de la lancha y regresó a tierra donde comenzó a llamar a gritos al rezagado. Al fin dieron con él, lo embarcaron, y todos pudieron hacerse a la mar, nuevamente, sin ningún trastorno.

Dos cubanos habían sido detenidos en la ciudad de México acusados de atentar contra un agente del régimen comunista de Cuba. No se podía esperar un juicio imparcial. Enterado Izquierdo del problema, se dirigió a México y alquiló una casa contigua a la prisión donde se hallaban los dos cubanos. De inmediato comenzó a excavar un túnel para propiciar la fuga, pero fue descubierto y tuvo que huir hacia Miami.

Más tarde regresa a México pero ya han separado a los dos cubanos detenidos.

Izquierdo se introduce en la prisión donde estaba uno de ellos, disfrazado de policía, y saca al prisionero. En la calle se separan y más tarde Izquierdo es detenido cuando trataba de cruzar la frontera con EU haciéndose pasar por puertorriqueño.

Al conocerse la detención de Izquierdo todos sus amigos se movilizaron. Uno de ellos se comunicó con el oficial norteamericano “El Quijote”, quien se trasladó a donde se hallaba Tony Izquierdo e hizo las gestiones necesarias y prestó la fianza correspondiente para lograr su libertad, poniendo de garantía su propia casa.

Palabras de la Señora Izquierdo:

– Hemos querido recoger unas impresiones de la señora Edith Izquierdo, viuda del inolvidable Néstor. He aquí sus palabras.

«Yo soy venezolana, pero me crié en La Habana. En 1967 volví a Venezuela y posteriormente me radiqué en Miami, donde conocí a Tony. Nos casamos en diciembre de 1970. La boda se efectuó con una sencilla ceremonia. Trabajo me costó adaptarme a su género de vida, porque él nunca estuvo inactivo. Al fin comprendí que no podía pararlo. Sé que nos quería mucho a mí y a nuestros hijos Jimaguas, Damián y David. Siempre admire su valor, su tenacidad y, sobre todo, su gran ideal.

Un día me dijo que se sentía en el deber de derrotar al régimen que el mismo había ayudado a tomar el poder y que no descansaría hasta la total derrota del castro comunismo. Esa era su incesante lucha.

“A mí me parece que su espíritu de lucha era tan grande que constituía su única meta en la vida combatir al comunismo. El entendía que si los cubanos estaban en Angola, en Latinoamérica, en todas partes, era porque estaban luchando a nivel internacional y que a ese mismo nivel había que combatirlos. Le gustaba todo lo que implicara riesgos. Durante un tiempo de inactividad bélica se dedicó a los paracaidismos y formo parte de los Halcones Dorados.

“Siempre rezaba antes de acostarse. Era muy católico. Devoto de la Virgen de Guadalupe. Aunque el cubano tiene mucho a la santería, él no tenía nada que ver con eso. El se reía cuando yo le decía: » Tony, tu eres el único negro con que yo me he tropezado que no es santero». Nunca escribía. Una vez le pregunté por qué no le escribía a su familia y me respondió: » Creo que no le hago ningún bien enviándole cartas. El único bien que le puedo hacer a mi familia, a mi pueblo, es continuar en la lucha hasta que cuba sea libre.

“La última vez que estuvo en casa me dijo: » Tu nunca vas a saber lo feliz que yo me siento allá, en Nicaragua. Lo contento que estoy, lo orgulloso que me siento de mí mismo. No te lo puedo describir con palabras»

– Nicaragua: su último misión, 10 de junio de 1979.

Dice el refrán que nadie es profeta en su tierra. Pero nosotros los cubanos tampoco lo hemos sido fuera de ella.

Llevamos años advirtiendo a nuestros vecinos del hemisferio los peligros de una situación como la que nos tocó vivir en la Cuba esclavizada por el castrismo, sin lograr que alguien nos preste atención.

Siendo Izquierdo un hombre de pocas palabras, dedicó su vida a lo que mejor sabía hacer: combatir el avance del comunismo en el continente.

Sus últimas batallas las libró en Nicaragua combatiendo a los comunistas sandinistas, como lo avizoró Izquierdo, el execrado Sandino comunista seguidor de Moscú y La Habana.

El 10 de junio de 1979 se había librado un combate en la zona del Naranjo, cerca de la frontera con Costa Rica.

Era necesario trasladar el personal rumbo a Managua. Algunos partieron en helicópteros y el último grupo, constituido por 23 paracaidistas de los que Tony Izquierdo era el «jump master», abordó un avión C-47 para trasladarse a la capital nicaragüense. Apenas a diez metros de altura, al avión se le desprendió un motor y se precipitó a tierra, murieron seis hombres, entre ellos Néstor Antonio Izquierdo.

Este gran cubano fue un experimentado paracaidista, uno de los fundadores de los “Halcones Dorados” con los que participó en exhibiciones de salto conjuntamente con unidades de paracaidistas del ejército de EU.

El Negro Izquierdo fue a Managua a entrenar unidades de la Guardia nacional. Pero hay noticias de que estaba participando en las operaciones, saltando detrás de las líneas sandinistas para cortarles la retirada

Varios días después de su trágica muerte su cadáver fue traído a Miami donde se dio cristiana sepultura.

Cuando pasen los años y los historiadores hagan el recuento del calvario del pueblo cubano durante la tiranía comunista, el nombre de Ernesto Antonio Izquierdo Díaz, El Negro Izquierdo, aparecerá por derecho propio en el Olimpo de los guerreros de la patria grande de Agramonte, Martí y Maceo.

“PROHIBIDO OLVIDAR”.

Nota: video en la voz del patriota Héctor Fabian.

Alfredo López
Autor: Alfredo López
close
A Cuba Noticias
A Cuba Noticias

¡No te pierdas ninguna de nuestras noticias!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *