Un tribunal estadounidense obliga a Norwegian Cruise Line a pagar 110 millones de dólares por el uso de un puerto en Cuba.

Comparte la Información:

Un juez estadounidense ordenó el viernes que Norwegian Cruise Line (NCLH.N) debe pagar 110 millones de dólares en concepto de daños y perjuicios por utilizar un puerto que el gobierno cubano confiscó en 1960. Se trata de una importante victoria para los cubanoamericanos que reclaman la restitución de los bienes confiscados durante la Guerra Fría. Afirmo Reuters  



La decisión de la jueza de distrito Beth Bloom de Miami confirma su decisión de marzo de que el demandante, Havana Docks Corp. registrada en Delaware, traficó con bienes confiscados cuando utilizó la terminal del puerto de cruceros de La Habana.

Afirma: «Se conceden al demandante 109.848.747,87 dólares en concepto de daños y perjuicios», y exige a Norwegian 3 millones de dólares más en concepto de gastos y honorarios.

Norwegian Cruise Line no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

La Ley Helms-Burton ha recibido duras críticas del Presidente cubano Miguel Díaz-Canel, que la califica de violación extraterritorial del derecho internacional.

En virtud de la Ley Helms-Burton, que permite a los ciudadanos estadounidenses demandar por el uso de bienes confiscados en Cuba después de 1959, Havana Docks también ha demandado a las compañías de cruceros Carnival (CCL.N), Royal Caribbean (RCL.N) y MSC.

La decisión puede alentar más acciones legales por parte de los exiliados cubanos que reclaman 2.000 millones de dólares en concepto de confiscación de bienes contra el difunto Fidel Castro.

También puede servir de advertencia a las empresas internacionales sobre las dificultades que pueden surgir al hacer negocios en Cuba.

Tras una distensión mediada por el expresidente Barack Obama que relajó ciertas restricciones de un embargo estadounidense vigente desde la Guerra Fría, los cruceros estadounidenses comenzaron a visitar Cuba en 2016 por primera vez en décadas.

Pero en 2019, la administración Trump detuvo todos esos cruceros en un esfuerzo por presionar a Cuba por su respaldo al presidente venezolano Nicolás Maduro, un rival de la ideología de Washington.

Como parte de la Ley Helms-Burton, que había sido incumplida por todos los presidentes desde la aprobación de la ley en 1996, la administración Trump también permitió a personas de Estados Unidos presentar demandas contra terceros por explotar propiedades que habían sido confiscadas por las autoridades cubanas.

Según Havana Docks, que alega que Cuba, sometida desde hace tiempo a un embargo comercial estadounidense, nunca le pagó nada por la adquisición de los terrenos,

En 2019, presentó una demanda contra las cuatro líneas de cruceros en el tribunal federal del distrito sur de Florida. De acuerdo con la Ley Helms-Burton, a menudo conocida como Ley Libertad, Bloom dictaminó en marzo que las empresas eran responsables de los daños.

Las 5.913 reclamaciones aprobadas por bienes confiscados en Cuba, según el Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, una organización sin ánimo de lucro que difunde información sobre los vínculos entre ambas naciones, ascienden a un pasivo de unos 2.000 millones de dólares.

Según el grupo, se han presentado 44 casos en virtud del Título III de la Ley Helms-Burton.

Según John Kavulich, presidente de la organización, «a los actuales litigantes de ascendencia cubana, (la sentencia) les proporcionará un momento de satisfacción». Tendrán tiempo de decir: «Pueden huir, pero no esconderse», predijo Kavulich.

close
A Cuba Noticias
A Cuba Noticias

¡No te pierdas ninguna de nuestras noticias!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *